Uncategorized

El origen del aceite de tung: el oro de Guangxi

Un viaje al corazón de Guangxi: la cuna del aceite de tung

Cuando uno piensa en la provincia de Guangxi, en el sur de China, piensa inmediatamente en sus impresionantes picos kársticos. Pero escondidas entre estas formaciones rocosas hay pequeñas maravillas: las plantaciones de tung (Vernicia fordii). Estos arbustos de aspecto algo frágil desafían a la gravedad y a los elementos, creciendo entre las piedras de las laderas a unos cien metros de altitud.

Guillaume y un arbol de tung

Ya he escrito mucho sobre el aceite de tung en este blog. Sin embargo, Sophie y yo llevábamos más de 10 años soñando con rastrear el origen del aceite de tung. Así que cuando surgió la oportunidad, no tardamos en decidirnos a seguir los pasos de esta pequeña semilla. Es una oportunidad excepcional para llegar al corazón de esta provincia, lejos de las rutas turísticas.

En esta región rural, la temporada se caracteriza por dos momentos culminantes. En primer lugar, en mayo, las plantaciones se engalanan de rosa y blanco con la floración del tung. En algunas regiones, como Taiwán, se celebra la abundante floración de este generoso árbol. Luego, en otoño, en noviembre, comienza la recolección de los frutos (no comestibles) que han caído al suelo.

Lo sorprendente de este árbol es su precocidad: a partir del tercer año es generoso en frutos. Esta es otra cualidad que lo diferencia de muchos otros cultivos. Después produce durante unos veinte años.

El mantenimiento de estas plantaciones se hace con sencillez, reflejando la vida de los agricultores de esta región rural. Olvídese de tractores y equipos mecánicos, aquí todo se hace a mano. Una vez recolectados los frutos, se separan cuidadosamente las cáscaras de las semillas, que contienen entre 4 y 6 semillas cada una. A continuación se secan al sol antes de prensarlas. El preciado aceite se extrae mecánicamente. Al final, es un proceso sencillo que se parece a tantos otros productos agrícolas. La torta, el residuo del prensado, no se tira. Vuelve a la tierra, fertilizando los campos de frutales.

tortas de semillas de tung

Es importante subrayar que este cultivo de tung no compite con los cultivos alimentarios de las llanuras, como el arroz, el maíz, la soja, las hortalizas y las frutas. Tenía que comprobar absolutamente este parámetro porque contradice el aceite de linaza. El lino es una planta anual que ocupa tierras que podrían cultivarse con cereales, leguminosas o maíz. Además, es un cultivo mecanizado. Por tanto, requiere calorías derivadas del petróleo para funcionar. En este artículo ya comparé los costes energéticos del aceite de linaza y el aceite de tung. Los resultados de este estudio en profundidad fueron sorprendentes…

Aceite de tung: el secreto de la longevidad de la Gran Muralla China

El aceite de tung no sólo protege la madera. Como también explico en el vídeo anterior, su poder va mucho más allá. Los ácidos grasos que contiene este aceite tienen muchos más enlaces dobles que cualquier otro aceite vegetal. Químicamente, es por tanto más resistente y estable. Por eso se utiliza incluso para proteger los circuitos electrónicos y la terracota.

Mucho antes de este uso moderno, también desempeñó un papel vital y poco conocido en la conservación de la Gran Muralla China. Cuando se añade al mortero, el aceite de tung impide que el agua se filtre. Sin esta protección, el agua de las juntas puede congelarse y destrozar la estructura. ¿Se imagina China sin esta maravilla arquitectónica? La muralla tiene una deuda de gratitud con esta pequeña semilla del sur.

Y pensar que ni siquiera necesita secante para secarse…

El aceite de tung es versátil. Antes he mencionado el ejemplo de los circuitos impresos. También es un componente esencial de pinturas, barnices e incluso linóleo. Pero para mí, todo su potencial se expresa en los acabados de madera.

Múltiples usos ecológicos

Como sabe, el agua y el aceite se repelen de forma natural. Así pues, el aceite de tung ofrece una protección hidrófuga a la madera sin privarla de su respiración natural. No forma película: en lugar de cubrir la madera con una película, penetra en sus fibras. Esto facilita su mantenimiento: a diferencia de los barnices o tintes para madera, que se agrietan con el tiempo, el aceite de tung sólo necesita volver a aplicarse con un pincel o un paño de vez en cuando.

Este producto natural también elimina la necesidad del tedioso lijado entre capas. Como resultado, ya no liberará polvo tóxico al medio ambiente. Es una forma estupenda de mejorar las condiciones de trabajo, ¡y es muy fácil de hacer! Se acabaron los sistemas de aspiración caros y a menudo defectuosos, las mascarillas (¡ya hemos tenido nuestra ración con el Covid!) y las lijadoras responsables de tantos trastornos musculoesqueléticos… Yo he pagado el precio con mis canales carpianos dañados para siempre a causa del raspado de barniz.

Además, gracias a su mayor resistencia a los ácidos y las bases y a su menor sensibilidad a los rayos UV que el aceite de linaza, es la alternativa perfecta a los barnices marinos. Es una elección ideal para quienes buscan un aceite para madera natural, eficaz y duradero.

El origen del aceite de tung: garantía de calidad

reunión en la planta de prensado de aceite de tung
Guillaume de Sol-éco visitando la planta de aceite de tung en Guangxi, China

Ahora ya conoce el origen del aceite de tung. En aras de la exhaustividad, también podríamos hacer un viaje a Paraguay. Sin embargo, la calidad del aceite depende de varios factores. El primero, por supuesto, es la botánica. Las variedades chinas son las más productivas. Además, producen un aceite que contiene más dobles enlaces que otros cultivos de Sudamérica o incluso del este de África. El contenido de yodo es estable, lo que permite que el aceite se seque correctamente en contacto con el oxígeno.

El suelo del norte de Guangxi es famoso en toda China por ofrecer el mejor sustrato para los árboles de tung. Aquí crecen mejor que en ningún otro sitio y producen un aceite de gran calidad.

La sólida asociación de Sol-éco con empresas de la región nos permite obtener un grado de calidad muy controlado y constante. No siempre ha sido así con otros proveedores, sobre todo paraguayos. Ya he recibido lotes de aceite que eran mucho más oscuros y contenían más residuos.

Volviendo al origen del aceite de tung con nuestros socios locales, hablamos con el capataz de la fábrica. Le explicamos los requisitos precisos que tenemos en cuanto a la claridad del aceite. Juntos realizamos las pruebas de Gardner (escala de colores, nada que ver con las pruebas de inteligencia múltiple…) para clasificar los lotes en función de su tonalidad. Ahora podemos ofrecer el aceite de tung más claro del mercado.

Conclusión

El aceite de tung es mucho más que un aceite para madera. Es el reflejo de un saber hacer ancestral, de un respeto por la naturaleza y de un deseo de preservar y valorizar la madera. Ya sea para saturar una pieza de madera, garantizar su protección o prolongar la vida de una obra arquitectónica, ha demostrado su eficacia a lo largo de los tiempos. Hoy, me siento orgulloso de contribuir a su renacimiento en Europa y de demostrar su modernidad.

Todavía me hacen regularmente la siguiente pregunta: “¿Qué experiencia tiene usted de la eficacia del aceite de tung?”

¡Hummm! ¡Qué vuelta de tuerca! Menudo lavado de cerebro nos han hecho. Qué triste.

El aceite de tung lleva 2.500 años demostrando su eficacia sin ruido, publicidad ni grupos de presión. Ya he hablado largo y tendido de él en este artículo, el más completo disponible en la red.

No se puede decir lo mismo de los productos a base de hidrocarburos para la madera: saturadores, barnices y tintes. Cada 4-5 años cambian las normas para estos productos. Se limita un determinado disolvente o catalizador. Se pasa de la nafta a la soja ogm o al agua. Al final, estos productos se venden con las mismas marcas, aunque su formulación cambie como consecuencia de la legislación. Así que nunca tenemos 10 años de retrospectiva sobre estos productos de grandes marcas. Y es al viejo aceite de tung al que se le pide que se justifique.

¡Qué ironía! Esta ironía es posible gracias a la potencia de fuego de la comunicación petroquímica. ¿Quiere más poliuretano? ¿O prefiere nuestros acrílicos?

Una última cosa para el camino: ¿ha intentado alguna vez proteger la madera con agua? ¿No? Pues eso es lo que le están instando a hacer con todos estos nuevos y virtuosos productos protectores de la madera… En futuros artículos hablaré con más detalle de los peligros de los productos al agua.

Hasta pronto

Guillaume de Sol-éco (traducido por Antoine)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.